lunes, 6 de marzo de 2017

2017 - CAETANO presenta TERESA - en Córdoba, Argentina


10 de marzo

ORFEO SUPERDOMO









5 de marzo de 2017




La dulce voz de América
Caetano Veloso regresa a Córdoba por tercer año consecutivo. Ahora lo hace para presentar a Teresa Cristina, en un concierto en el Orfeo. Entrevista exclusiva.
 
Para Caetano Veloso, "en América latina tenemos que reinventar todo"





 Rodrigo Rojas


El artista vuelve a Córdoba por tercer año consecutivo. Esta vez, acompañado por la cantante Teresa Cristina. En entrevista exclusiva, cuenta quién es la carioca por la que se maravilló, habla de su futuro y de sus hijos.
 

Amado, admirado y respetado, Caetano Veloso ha conquistado e influenciado al mundo entero con su poética musical, y su obra se ha editado en cada rincón del planeta. Las giras y las presentaciones lo han hecho conocer todo tipo de tierras y culturas. Por tercer año consecutivo, el bahiano visita Córdoba, un lugar que de a poco comienza a identificar claramente en su memoria.
 

“Recuerdo salir a pasear por Córdoba y ver a un grupo de jóvenes en una rueda de rap en la plaza San Martín. Y también, oír cuarteto en un barrio a la noche”, cuenta Caetano en su primera asociación con la ciudad y antes de su llegada al Orfeo Superdomo, donde este viernes se presentará junto a la cantante carioca Teresa Cristina.
 

Entre tantas giras, aviones y hoteles, generalmente las estrellas tienen poco tiempo para recorrer los lugares que visitan. Aunque hay excepciones: en su visita cordobesa, el guitarrista de Queen Brian May se hizo un espacio para conocer el Observatorio astronómico. 
 

¿Algo de Córdoba le llamará la atención a Caetano particularmente? “Tal vez podría ir también al Observatorio, aunque yo no sea astrofísico. O, tal vez, visitar reliquias arquitectónicas del tiempo de los jesuitas. Pero en realidad, hoy en día, paseo mucho menos por las ciudades a las que voy de gira”.
 

– En esta visita llega con el show “Caetano presenta a Teresa Cristina”. ¿Cómo se la presentaría a los cordobeses que tal vez no la conocen?
– La idea es justamente esa, presentársela a los que no la conocen. En Río de Janeiro, ella es muy conocida. El show que hizo con temas solo del compositor Cartola era una cosa tan apasionante, que su grabación le encantó al presidente del sello Nonesuch de Nueva York y resolvió lanzarla mundialmente. Fue él mismo el que me pidió para hacer un show con Teresa en Nueva York, para difundir el disco. El show fue un éxito. A mucha gente le encantó y recibimos muchas invitaciones para presentarnos en distintos lugares. Ya recorrimos parte de Brasil y ahora vamos a la Argentina, Uruguay, Chile y Europa. Ella es tan buena, tan refinada y representa tan profundamente la tradición del samba carioca, que yo la presento con convicción.
 

– ¿Cuándo la descubrió y qué lo fascinó en su arte para trabajar junto a ella?
– Teresa en una cantante conocida de samba en Río. Hace años, cuando yo estaba grabando el disco Zii e Zie la invité para participar de un show que hacía como preparación del disco. Ella había grabado el tema mío, Gema, un samba que hice para María Betânhia, y a mí ya me había gustado mucho. Pero me entusiasmé más cuando la conocí personalmente. Teresa se sabía todas mis canciones y todos los temas relevantes de la historia de la música brasileña. Además, conoce también mucha música norteamericana, de Ella Fitzgerald a heavy metal.
 

– Ella editó un bello disco homenaje a un pionero de la samba como Cartola. ¿Qué significó ese artista en su carrera?
– Cartola es uno de los grandes autores. Tiene gran imaginación poética y melódica. Cuando fui con Bethânia para Río, en 1964, él tenía el restaurante Zicartola, en el centro de la ciudad, y ahí él como otros grandes sambistas se presentaban. Oír sus sambas en la voz de Teresa fue un deslumbramiento el año pasado.
 

– Una característica de su carrera fue que usted trabajó junto a muchos artistas, sin miedo a los rótulos. ¿Qué busca y qué condición debe tener alguien para unirse a trabajar?
– Que suceda naturalmente. Todas las colaboraciones que hice nacieron de modo espontáneo y hasta sorprendente para mí. Admiro a mis colegas y tengo gratitud para con ellos. Musicalmente ellos son, mayoritariamente, muy superiores a mí.
 

– En sus últimos trabajos usted sintonizó en el “Transrock”, después de la trilogía que editó. ¿Cuál será su futuro musical?
– Realmente no lo sé. Me encanta Cê, y los otros discos que hicimos con la banda Cê. Sobre todo, adoro los shows correspondientes a los otros dos discos.
 

– El próximo disco será el 50 de su carrera. ¿Lo hace especial eso?
– No tenía la menor idea de que podría ser mi disco número 50. Para mí eso no hace que sea diferente a la hora de componer.
 

– Todo el mundo ya conoce a su hijo Moreno Veloso y ahora el más pequeño, Tom, ha salido a la ruta. ¿Cómo lo define a él y a su banda?
– Adoro el grupo de Tom. Ellos iban a mi casa cuando tenían 16 ó 17 años, y se la pasaban tocando el piano y la guitarra. Y a mí me impresionaba la calidad de ejecución de ellos. Son todos tipos virtuosos. Al toque ya eran una banda. Son muy musicales e hicieron un buen disco. Las presentaciones en vivo son calientes. Milton Nascimento grabó en el disco de ellos. Muy lindo. Ellos son todos fanáticos de los músicos mineiros, Tom incluido. Es loco, porque de chico Tom no le daba bola a la música, y hoy toca mil veces mejor que yo.
 

– En el filme ganador del Oscar “Moonlight” hay una versión suya de “Cucurrucucú Paloma”, un tema que ya había sido parte de la película de Pedro Almodóvar “Hable con ella”. ¿Lo sorprendió que la incluyeran? ¿Cómo funciona eso, le preguntan antes?
– En rigor a la verdad, antes de Hable con Ella, Won Kar Wai puso mi grabación de Cucurrucucú Paloma en Happy together. Él sí la puso sin consultarme o pedirme autorización. Iba ser la canción final del filme. En ese exacto momento, Happy Together era exhibido en Cannes, y Pedro y yo supimos justo que la canción estaba ahí, cantada por mí (él la había sacado, igual que Pedro del disco Fina Estampa ao Vivo). Entonces, Pedro la cambió por mi grabación de Tonada de Luna Llena. Después, él me llamó a Madrid para que grabase la canción cantando frente a las cámaras: era para Hable con Ella. Ahora para Moonlight, los productores me pidieron autorización.
 

– Aunque breve, la canción está en una escena que tiene una carga muy importante en la historia, ¿le gustó la película y cómo se utilizó la canción?
– Todavía no vi el filme. Estrenó ahora aquí en Bahía. Algunos amigos norteamericanos me dijeron que la película es muy buena. Pero nadie me dijo que la escena en la que entra mi grabación era importante. Toda la crítica brasileña elogió el filme, pero en ningún diario hay alguna referencia al hecho de que mi versión de Cucurrucucú Paloma está ahí.
 

– Temer en Brasil y Macri en la Argentina representan una vuelta al liberalismo, pero en los últimos días el progresismo ganó en Ecuador. ¿Cómo ve usted a Latinoamérica?
– Con el deseo de que superemos tantos populismos que obedecen a los intereses de las naciones económicamente dominantes en el mundo. Los populismos nacionalistas se alimentaron de resentimiento y atraso. Los supuestos modernizadores mantendrán el atraso si siguen la receta. La Argentina ya fue una gran economía. Brasil es grande y siempre fue la esperanza de la región, pero no salimos de la maldición de América Católica. Tenemos que reinventar todo.
 

– ¿Cómo será el show aquí en Córdoba? Además de los temas que hace con Cristina, ¿se permitirá hacer algunas canciones solo con la guitarra?



– En todos los shows con Teresa canto más canciones que ella. Después del lanzamiento del CD en Nueva York, cuando hicimos el show que vamos a hacer en Córdoba, hice la segunda parte del concierto solo con mi guitarra. ¡Canté unas 20 canciones! Ella había cantado con Carlinhos Sete Cordas unas 10. Recién acompañé a Teresa en los bises, después de que mi show terminó. Así será en la Argentina.


 
 




Caetano Veloso en Córdoba:
El gusto es nuestro
12 de marzo de 2017

• Música > Caetano Veloso

Por Rodrigo Rojas

Caetano Veloso regresó a Córdoba para presentar a la cantante Teresa Cristina. Ante más de dos mil personas ofrecieron un emotivo show de cerca de 30 canciones.

La tercera visita de Caetano Veloso a Córdoba llegó de la mano de la presentación en sociedad de la cantante Teresa Cristina. Así, “Caetano presenta Cristina” es el nombre de la gira en la que ambos cantantes recorren Brasil, Latinoamérica y buena parte del mundo.

En rigor, el espectáculo son dos grandes shows en uno: al inicio, Teresa Cristina entona las canciones del disco homenaje al compositor carioca Angenor de Oliveira, Cartola y luego Caetano Veloso se sumerge en su repertorio en un delicado show de voz y guitarra. Solo al final, ambos se encontraran sobre las tablas para recrear un puñado de gemas del bahiano.

“Un guitarrista, una cantante y un autor. Esa es la esencia del samba en Rio, por eso estoy aquí, para presentar un show que me parece bellísimo”, decía Caetano cual maestro de ceremonias al invitar al escenario a Teresa Cristina.

Sobre las tablas del Orfeo, Teresa Cristina demostró con autoridad por qué es apuntada como el renacimiento del samba tradicional carioca. A través de nueve de las diez canciones del disco con el que recorre el repertorio de Cartola, Teresa ofreció un set tan sobrio como encantador. La voz dulce y profunda de la cantante recreó la obra del cantor y poeta sin estridencias, sin despegarse de las gemas originales pero con la imponente relectura de poderosa voz. En el recorrido ella no estuvo sola y si alguien podría pensar que un solo guitarrista podría ser poco para presentarse en tan tamaño domo, “Carlinhos Sete cordas”, su ladero e instrumentista, dejó bien claro que con su tremendo virtuosismo en la ejecución del instrumento (una pequeña muestra fue el solo en Preciso me encontrar) sobraba para cubrir la riqueza tímbrica de las canciones. Aunque para muchos fueron tan nuevos los temas como la cantante, las interpretaciones de los clásicos Alvorada y Cordas de aço desnudaron el colorido vocal de la mujer que llegó para revitalizar la MPB. Con gran simpatía y algunas palabras de agradecimiento en español Teresa retribuyó con sonrisas el afecto cordobés y hasta se permitió en la canción Tive sim exponer en castellano errante el carácter machista de la letra escrita en 1968.


Vamos a comer Caetano

Sin pausa, Caetano Veloso ganó el escenario en lo que prácticamente fue un show entero del músico bahiano, su set de guitarra y voz redondeó las 17 canciones. Um indio, canción de mediados de los setenta fue como un rayo atronador en el silencio de las poco más de dos mil personas que se dividían entre el respeto y la admiración. La voz inconfundible de Caetano fue un simbronazo, él y su magia única inauguraban un repertorio que indagó acaso el listado menos conocido de su prolífica obra. Es que Veloso, quien no quería repetir lo que había mostrado junto a Gilberto Gil el año pasado, buceó en lo más profundo de su cancionero para sacar a flote esas piezas que tal vez no ganaron las radios en su momento, “joyas raras”, parafraseándolo con su tema Odara.

Así, el repertorio que hizo foco entre los 70 y los 90 con temas como Esse cara, Branquinha, Reconvexo o Bahia, mina preta se articuló perfectamente con algunas canciones más populares como O Leaozinho, Menino do Rio y A luz de Tieta. Casi sin palabras entre tema y tema Caetano tiene igual el don de sostener el magnetismo con su público, pareciese que le alcanza con mirarlos a los ojos para tenerlos enamorados. Apenas hubo algunos agradecimientos y el contexto histórico de que Enquanto seu lobo não vem está basada en las manifestaciones contra la Dictadura.

Fuera de su cosecha Veloso hizo a capela Love for sale (de Cole Porter) y la oportuna Cucurrucucú Paloma, tema que volvió al cine de la mano de la película Luz de luna. En ambas, el cantautor emocionó con su calidad que lo eleva, sin dudas,  como uno de los mejores intérpretes del mundo.

Para el final, ahora sí Teresa y Caetano dividieron la escena y juntos (con el apoyo de Carlinhos Sete Cordas) siguieron la huella menos transitada del repertorio de Veloso para cantar Tigresa, Miragem de Carnaval, Como 2 e 2, Desde que o samba é samba, Odara y Qualquer coisa.

Dos shows en uno, tres grandes artistas en escena o el retorno de Caetano a Córdoba, como quiera leerse, lo de la noche del viernes en el Orfeo fue casi la materialización de la belleza.


 

 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada