lunes, 30 de septiembre de 2013

1964 - VAI PRA FRENTE


Acorde con el programa del espectáculo "Nós, por Exemplo…", compuesta por Maria Bethânia y Caetano Veloso.
Fue interpretada por Maria da Graça [Gal Costa], el 22 de agosto de 1964.




1979 - MUITO







1979 – CAETANO VELOSO
A.1. SAMPA (Caetano Veloso)
A.2. MUITO (Caetano Veloso)
B.1. TEMPO DE ESTIO (Caetano Veloso)
B.2. MUITO ROMÂNTICO (Caetano Veloso)
Fonogramas extraídos del álbum Philips nº 6349.382
Philips EP nº 6245 091

1989 - ESTE AMOR


¿Qué ángel exterminador tiene como guía el de este amor?



Música y letra: Caetano Veloso
© 1989 Ed. Gapa

Para Dedé


Se alguém pudesse ser um siboney

Boiando à flor do sol

Se alguém, seu arquipélago, seu rei

Seu golfo e seu farol

Captasse a cor das cores da razão do sal da vida

Talvez chegasse a ler o que este amor tem como lei


Se alguém, judeu, iorubá, nissei, bundo

Rei na diáspora

Abrisse as suas asas sobre o mundo

Sem ter nem precisar

E o mundo abrisse já, por sua vez, asas e pétala

Não é‚ bem, talvez, em flor

Que se desvela o que este amor


(Tua boca brilhando, boca de mulher

Nem mel, nem mentira

O que ela me fez sofrer, o que ela me deu de prazer

O que de mim ninguém tira

Carne da palavra, carne do silêncio

Minha paz e minha ira

Boca, tua boca, boca, tua boca, cala minha boca)


Se alguém cantasse mais do que ninguém

Do que o silêncio e o grito

Mais íntimo e remoto, perto além

Mais feio e mais bonito

Se alguém pudesse erguer o seu Gilgal em Bethânia

Que anjo exterminador tem como guia o deste amor?


Se alguém, nalgum bolero, nalgum som

Perdesse a máscara.

E achasse verdadeiro e muito bom

O que não passará

Dindinha lua brilharia mais no céu da ilha

E a luz da maravilha

E a luz do amor

Sobre este amor











1989 – CAETANO VELOSO
Álbum “Este amor” / ”Este amor”
Philips S 12” nº 2801 344-A/B. [Disco Promocional Mix]

  



1989 – CAETANO VELOSO
6362 7965 / 3:26
Álbum "Estrangeiro"
Philips LP 838.297-1, B-1.
CD 838 297-2, Track 6.



1990 – CAETANO VELOSO
A. ESTE AMOR (Caetano Veloso) 3:25 Caetano Veloso
B. CAXANGA (Milton Nascimento/Fernando Brant) 3:05 Elis Regina
Philips S 7” (45 rpm) n° 1313 [Francia, Promocional]
 
 


1992 - VANIA BASTOS
6446 5039 / 2:40
Álbum "Cantando Caetano"
Columbia LP 231.276/1-464279, B-2.
CD 850.160/2-464279, Track 8.
Velas CD-112, Track 3. [1995]





2000 – REGINA MACHADO
Álbum “Sobre a paixão”
Dabliú Discos CD DB-0058, Track 6.

domingo, 29 de septiembre de 2013

2013 - CAETANO VELOSO - en Montevideo, Uruguay


"... Estive em Montevidéu e Buenos Aires, numa viagem que durou uma semana, com show ao ar livre na primeira das duas cidades, sob uma temperatura que tinha descido, com as chuvas de uma frente fria, de 30 para 8 graus. Os shows foram ótimos, as plateias do Rio da Prata sendo as melhores que se podem imaginar. ..." [Caetano Veloso, O Globo, 29/9/2013]





A B R A Ç A Ç O
18 de septiembre de 2013



Teatro de Verano, un símbolo uruguayo ubicado en el Parque Rodó de Montevideo, a escasos doscientos metros de la emblemática sede del MERCOSUR.

El músico brasileño Caetano Veloso se presenta por primera vez en el Teatro de Verano Ramón Collazo de Montevideo, como parte de su gira ABRAÇAÇO.


Entrevista de la semana - Caetano Veloso
17 de septiembre de 2013

TRISTEZA HACIA LA LUZ
Entrevista de Javier Alfonso


CAETANO VELOSO HABLA DE "ABRAÇAÇO", EL DISCO QUE PRESENTA HOY EN EL TEATRO DE VERANO

Se llama "Vinca". Es una balada suave, de aires jazzeados, que se hamaca entre su voz atemporal y la guitarra dulce de Pedro Sá. Cinco minutos y cuarenta segundos de goce total. "Estou triste", lamenta un poco antes. "El lugar más frío de Rio es mi cuarto", agrega, por si caben dudas, en un tajo de angustia distorsionada. Ese llanto eléctrico es, sin embargo, otro de los mejores y más disfrutables pasajes del disco. "Tudo megabom, gigabom, terabom", festeja en "Parabens". La inoxidable capacidad de Caetano Veloso de sublimar cualquier sentimiento, en toda la escala emotiva, en una melodía atrapante, y la de su banda de edificar el cimiento instrumental óptimo para cada columna que surge de esta garganta insular es lo que hace de Abraçaço un gran disco. De hecho, sostiene que las canciones tristes "hacen a la tristeza misma apuntar hacia la luz".

Este "Gran abrazo" es una obra recostada al sonido del rock, que atraviesa todos los paisajes brasileños: desierto nordestino, selva amazónica, sertaneja rural, arenas cariocas y asfalto paulista. "Es un disco de música brasileña, hecho por alguien a quien el rock interesa desde hace 50 años", asegura sobre el álbum que cierra su áspera trilogía con Banda Cê (Pedro Sá en guitarra, Ricardo Dias Gomes en bajo y Marcelo Callado en batería). Los tres álbumes producidos por Sá y su hijo Moreno Veloso, remiten inequívocamente a "Transa", aquel que marcó su transición del tropicalismo al sonido eléctrico que predominaba en un hemisferio norte sacudido por el vendaval beatle.

Esta última etapa, definida por Veloso como "transrock", comenzó en 2006 con "Cê" (apócope de você) y continuó tres años después con "Zii e Zie", disco que presentó en marzo de 2010 ante diez mil personas en el Estadio Charrúa. Cuarenta días después de cumplir 71 años, el creador de "Cualquer coisa", "Livro" y "Estrangeiro", saldrá a escena en el Teatro de Verano,el martes 17 a las 21 horas (entradas en Abitab, de $ 800 a $ 3.000), para tocar los temas de sus tres últimos discos más algunos pocos clásicos. Aclara que no habrá ‘Capullito’ ni ‘Fina estampa’, que su repertorio actual prescinde de los grandes éxitos. Pero no quiere que su público salga triste "aunque haya algunas canciones tristes". Dice que el mito del comunismo es vivido en forma anticuada en Latinoamérica, "con populismos y demagogia" y que las manifestaciones recientes en Brasil reflejan "bocetos de nuevas maneras de hacer política". Asegura además, que su país "puede y debe dar algo original al mundo" y que la reciente oleada popular que generó el Papa en Río es prueba de que "la religión es la más resistente de las instituciones humanas".

Uno de los primeros actores de la historia de la MPB respondió en un esmerado castellano el cuestionario enviado por Búsqueda. Apenas hizo falta una mínima edición de unos pocos ‘brasilerismos’ filtrados entre sus reflexiones sobre su nuevo disco, su banda, su evolución musical y un poco de actualidad brasileña y global.

—Ha dicho que el nombre de este nuevo disco que presentará en Uruguay va más allá del obvio y afectuoso "gran abrazo" que usamos para expresar cariño a un amigo. ¿A qué se refiere con que este "Abraçaço" es "una extensión múltiple, completa y grupal"?
—La repetición de la "ç" después de la "a" es todavía más fuerte que la de la "z" en español: "açaç", cuando está escrito, da la impresión de cosa que se desdobla, de círculos concéntricos. El sonido, sea con "ç" o con "z", ya da la idea de multiplicidad, por no ser un simple gran abrazo sino porque sugiere un interminable "açaçaçaçaç...". Y esa terminación "azo" (o "aço") también indica algo hecho por mucha gente. Sin embargo, fue con la idea de "gran abrazo" que utilicé la palabra en la letra de la canción.  

—Luego de su último concierto en Montevideo, para presentar los discos "Cê" y "Zii e Zie", mucha gente salió del estadio triste por no haber escuchado clásicos como "Capullo de alelí" y "Fina estampa". ¿Cómo será el repertorio del show que hará el martes 17 en Montevideo?

—El repertorio fue concebido como los de "Cê" y de "Zii e Zie": las canciones del nuevo disco y algunos temas viejos que me parecieron adecuados. No hay "Capullito" ni "Fina estampa". Pero no quiero que las personas salgan tristes. Aunque haya algunas canciones tristes.

—¿Qué les dice a quienes solo esperan al Caetano más orquestal?
—La verdad es que hacemos una canción de "Transa" exactamente como ella estaba en el disco original. Pero la mayoría de las canciones viejas mías que hacemos son de las que escribí y no grabé, o casi nunca canté en público.

—Está claro que la profundización en este sonido basado en la guitarra eléctrica no es solo una elección estética. Después de 50 años, ¿qué tiene el rock que lo sigue cautivando para hacer un disco que bien podría ser de los Red Hot Chili Peppers o de Neil Young? 
—El rock me empezó a interesar tarde, a mediados de los años 60, y quedó en mi repertorio de intereses para siempre. Pero no creo que "Abraçaço" sea un disco de rock como lo son los de Red Hot o Young. Es un disco brasileño, de música brasileña, hecho por alguien a quien el rock interesa desde hace 50 años.

—¿Qué aprendió de su hijo Moreno, de Pedro Sá y el resto de los músicos jóvenes que lo acompañan desde hace siete años?
—De Moreno aprendí casi todo, a partir del momento de su nacimiento. Mientras crecía me enseñaba más y más. Hoy él me da calma y claridad para hacer lo que tengo que hacer. En el estudio, él es un sol. Pedro es casi su hermano: creció viniendo a mi casa frecuentemente. Y hoy es uno de los mejores guitarristas de Brasil. Con él empecé a planear lo que vino a ser "Cê". Y él eligió a Ricardo Dias Gomes y Marcelo Callado para componer la banda. Son todos muy cultos respecto a la música popular, ¡y no solo popular! Saben todo de la historia del samba, del rock, del pop. Y de su actualidad.

—¿Está tan cansado de que le pidan que cante bossas novas que terminó por componer "A bossa nova e foda"?
—No. Cuando decimos, en portugués brasileño, que algo es "foda", estamos diciendo que es fuerte, demasiado bello, difícil de enfrentar. La gente no me pide que cante bossas novas. Me piden que cante "Leãozinho", "Sozinho", "Sampa", "Terra", "Alegria, alegria", "Capullito" o "Cucurrucucú Paloma". 

—"Estou triste" debe ser su canción más sombría de las últimas décadas. Recuerda a "Maria Bethânia" pero es capaz de provocar una conmoción más profunda aún. ¿Cómo se logra transformar una emoción tan amarga como "me siento vacío" en una canción esperanzada y luminosa?
—Recuerda a "Etc.", del álbum "Estrangeiro". Es muy triste y es sobre la tristeza. Pero las canciones, tristes o no, son experiencias de belleza, más o menos logradas. Así, las canciones tristes hacen a la tristeza misma apuntar hacia la luz.

—Canciones como "Imperio da lei" y "Um comunista" rescatan historias olvidadas. ¿Por qué decidió recordar ese capítulo de la historia del estado de Pará con ese estilo folclórico y por qué compuso ese sentido relato sobre el  guerrillero Carlos Marighella?
—La canción que habla del Pará la hice porque vi una película, "Receberia as piores notícias de teus lindos lábios", en la que aparece uno de esos asesinatos en los campos de aquel estado brasileño. Es una bella película, con una extraordinaria y bella actriz. En cuanto a Marighella, sentí necesidad de escribir sobre mi interés de joven por la lucha armada en Brasil, sobre mi admiración por ese líder. Descubrí que una película había sido hecha sobre él, que otra canción (en verdad un rap, de los Racionais MCs) había sido escrita. Parece que era la hora. Es el espíritu del tiempo. Esa canción, muy larga, es una referencia a las canciones de protesta de los años 60, pero la letra está llena de distanciamiento y complejidades.

—Con el comunismo como sistema político confinado a unos pocos países, ¿cómo ve a la distancia la aventura de la izquierda en el mundo, y particularmente el Latinoamérica, donde está al mando en varios países?
—América Latina tiene una deuda con su pueblo. La diferencias son todavía enormes entre ricos y pobres. Así, es comprensible que el mito del comunismo pueda ser vivido de manera anticuada por aquí, con populismos y demagogia. Pero hemos de pasar a otro estadio. Las manifestaciones en las calles de Brasil ahora apuntan a una manera de experimentar esas cuestiones, que es quizá más moderna. Hay riesgo de que los conservadores tomen las cosas en sus manos. Pero hay bocetos de nuevas maneras de hacer política. Creo que el comunismo, tal como lo hubo en Rusia, China, Cuba (y hay en Corea del Norte) no funciona como para crear riquezas. Pero las ideas socialistas han exigido del capitalismo que fuera más humano. Y hay siempre que exigirse más. Y otra vez.

—Ha celebrado la continuidad de los gobiernos de Cardoso, Lula y Dilma. ¿Qué le puede aportar Brasil al mundo en el campo de las ideas y de la acción concreta? ¿Cómo vive el ascenso mundial de Brasil en el campo político y económico?
—Brasil puede y debe dar algo original al mundo. FHC y Lula fueron un buen período. Dilma es respetable. Pero la situación mundial no parece hacer fácil la vida de los países emergentes. Brasil ahora mismo no está bien en su economía.

—¿Qué opina de la permanencia de la corrupción enquistada en el poder en Latinoamérica?
—Es una tristeza. Tenemos que poder superar ese estado de cosas. Cambiar de mentalidad.

—¿Y qué le provocó la enorme pueblada que acompañó al papa Francisco en Rio? 
—Se lo esperaba. Es natural. La religión es la más resistente de las instituciones humanas.

Volviendo al disco, y para cerrar. ¿"Quando o galo cantou" y "Gayana" son anticipos de su próxima etapa musical? ¿Tiene claro el rumbo que tomará su carrera? 
—Bueno, "Gayana" es la canción de un amigo, compadre mío, padrino de Moreno, que hizo las tapas de los discos tropicalistas en los 60. En cuanto a "Quando o galo cantou", es un samba, y eso sí tiene algo que ver con lo que deseo hacer en el futuro.




 
Caetano Veloso deleitó a cuatro mil personas en el Teatro de Verano
El bahiano regresó a Uruguay con un nuevo disco y un cancionero clásico.
Luego de haber postergado un día su presentación en el Teatro de Verano por las condiciones climáticas, Veloso finalmente se reencontró con el público uruguayo, que no lo ve demasiado a menudo.
El músico (y ocasional escritor y opinólogo) llegó con un reciente disco editado, Abraçaço, además de un cancionero que está entre los más originales de América Latina.
El País transmitió en vivo el concierto a través de Twitter.

MONTEVIDEO – EL PAIS
CRÍTICAS
CAETANO VELOSO
FICHA
Espectáculo: Presentación del disco Abraçaço. Lugar: Teatro de Verano. Día: Miércoles 18 de septiembre. Músicos: Caetano Veloso en guitarra y voz junto al trío Cê (Pedro Sá en guitarra, Ricardo Gomes en bajo y teclados y Marcelo Callado en batería y percusión).
Música y abrazos para paliar el frío
Cerca de 4 mil personas asistieron al Teatro de Verano a la presentación de Abraçaço, el tercer y último disco que Caetano Veloso grabó con la banda Cê, integrada por tres jóvenes músicos que estuvieron a su altura y fueron el soporte perfecto para el rock "económico" que promueve el brasileño en esta etapa.





Caetano actuó secundado por un trío eficiente. Foto: Leonardo Carreño.
Alejandra Volpi
A sus 71 años el artista se mostró enérgico y comprometido con un clima de disfrute que contagió a la platea a pesar de las bajas temperaturas que reinaron esa noche. Él ocultaba un secreto: una estufa camuflada a sus pies, dentro de una caja, que pronto le permitió quitarse el largo sacón de lana con el que apareció en escena a las 21:15 horas del miércoles.
Veloso estuvo en Montevideo un día más de lo previsto -y se guardó en el hotel- porque su espectáculo, originalmente programado para el martes, debió postergarse por el alerta de lluvias y fuertes vientos. Antes de comenzar la función celebró su debut en el Teatro de Verano y elogió a la luna que lucía resplandeciente. El cantautor entibió el palco en varias oportunidades con el gesto de abrazo que identifica a su más reciente producción, y en varios pasajes, liberado de su guitarra, se dedicó a crear figuras con las manos, a bailar, a realizar movimientos pélvicos y hasta a tirarse en el piso. De algún modo Veloso volvió rejuvenecido, tan liviano y profundo a la vez como la música de Abraçaço, del que se desprenden canciones bellísimas como la melancólica Estou triste, la bailable Parabéns (que puso de pie al público) y la militante Um comunista.
El comienzo estuvo marcado por A bossa nova é foda.
Actuó con una escenografía muy simple, que tenía al fondo una tela cuadriculada en blanco y negro y cuatro lienzos con formas geométricas apoyados en caballetes de madera. Esta imagen concuerda con lo que planea a futuro: hacer un trabajo electrónico y tratar el sonido como si fueran colores en una pintura.
El repertorio también repasó material de discos anteriores como A luz de tieta, De noite na cama, Alguem cantando y Outro.
Al vivo, Caetano trasladó el espíritu con el que crea las canciones: la euforia. Y entregó momentos intimistas con su voz intacta, tanto así, que sus interpretaciones se escucharon casi con la misma fidelidad de un disco. La calidad de sonido en el Teatro de Verano se lució como pocas veces.
Sobre el final, el público no quería marcharse. Pero el pedido de un segundo bis quedó suspendido en el aire. Cuando el show terminó y los técnicos ya empezaban a desmontar el escenario muchos se quedaron cantando y prolongando la energía del cálido "abraçaço", mientras el artista iba camino al hotel. Caetano no prometió volver, no fue protocolar, se despidió con música.
23 de setiembre 2013
EL OBSERVADOR
Espectáculos - MÚSICA
Caetano mostró su mejor cara roquera pero faltaron abrazos
El cantautor bahiano presentó Abraçaço en el Teatro de Verano, donde dio rienda suelta a los temas de su último disco y entonó algunos clásicos
Caetano y banda le ofrecieron un abrazo conjunto a Montevideo
 Fernanda Muslera
En 1913 Kazimir Malévich pintó Cuadrado negro sobre fondo blanco en un intento por liberar al arte del lastre de la objetividad pictórica y así destacar “la supremacía del sentimiento puro”. Un siglo después, Caetano Veloso homenajeó al pintor ruso por el centenario de su obra más importante en la presentación de su disco Abraçaço en el Teatro de Verano de Montevideo, con una escenografía en la que predominaron cuatro lienzos con figuras geométricas. La alusión a Malévich recuerda al propio Veloso: un artista de la transformación, que se resiste a repetirse a sí mismo, pero que sigue demostrando que su capacidad de generar sensaciones está intacta.

Luego de la postergación del concierto el martes por razones climáticas, el regreso del cantautor bahiano a Montevideo, tras su última presentación en el Estadio Charrúa en 2010, se produjo sobre las 21:25 horas de un miércoles frío, pero tolerable, y con el consuelo de la luna llena colgando del cielo sobre el ángulo derecho del Teatro de Verano.

Sin mediar palabra con el público, Veloso y su power trío BandaCê, formado por Pedro Sá (guitarra), Marcelo Callado (batería) y Ricardo Dias Gomes (bajo), iniciaron el concierto con A bossa nova é foda, el tema que también abre el último disco del brasileño, el 49º de su carrera y el que cierra la trilogía “rockera” que comenzó en 2004 con (2006) y continuó en 2009 con Zii e Zie (2009).

La apertura con A bossa nova é foda, cristalizó varios aspectos del recital: la centralidad que tendrían los temas de Abraçaço en el show (interpretó todos menos Gayana) y la preponderancia del sonido que Veloso denominó transrock, que fusiona los sonidos brasileños con un rock que tiende a la repetición propia del trance.

Pero también la canción funcionó como una especie de manifiesto contra el encasillamiento, pues habla en contra del preconcepto anglosajón que ve a la bossa nova como música suave y acaramelada y reivindica a este género musical como un gesto violento, desde lo estético y lo histórico, como ha dicho Veloso a la prensa.

El público heterogéneo, compuesto por cerca de 4.000 personas más los convidados de piedra que vieron el show desde las canteras del Parque Rodó, tuvo una actitud más bien contemplativa en el recital, seguramente por una mezcla de frío (pese a la belleza del Teatro de Verano, la ocasión parecía propiciar un lugar cerrado), la limitación de movimiento de las butacas y el desconocimiento del nuevo repertorio.

Tras cantar Abraçaço, Veloso le regaló a su público el gesto de varios abrazos. “Es una maravilla para nosotros estar otra vez en Montevideo y por primera vez en este sitio, hace frío pero ya no llueve y hay una luna que es una maravilla”, dijo el cantante, quien arrancó el concierto con un sobretodo largo y se frotó las manos o las metió en el bolsillo en varias ocasiones.

“¿Quién está de cumpleaños hoy?”, preguntó a continuación y contó la anécdota de Parabéns, canción que surgió luego de que un amigo le mandara una dedicatoria de cumpleaños por mail en la que le deseaba que todo fuera “gigabueno, megabueno, terabueno”, dando inicio así a uno de los mejores momentos del concierto.

El éxtasis rockero de Veloso, que se mostró más divertido y desplegó varios pasos de baile cuando sonaba este ritmo, llegó con Homen (), canción con la cual el cantante de 71 años se acostó de espaldas en el piso.

A ello le siguió el segmento más “triste” de la noche con la sucesión de Comunista, Triste Bahia (del disco Transa) y Estou triste, uno de los temas más bellos de su último álbum. Comunista, canción que Veloso compuso en homenaje al guerrillero Carlos Marighella, logró una atmósfera notable con una iluminación roja que tiñó el escenario.

No obstante el deleite del cantante con su nuevo material, el concierto también incluyó clásicos como Eclipse Oculto, Lindeza, Escapulario, Alguém Cantando, De Noite na Cama, además de dos canciones en honor a su familia: Reconvexo, escrita para su hermana Maria Bethânia y Mãe, dedicada a su madre, quien falleció en 2012 a los 105 años.

Hacia el final sonó Você Não Entende Nada, para la complacencia del público que recién se paró a bailar recién en los últimos tramos del show, en una versión que se mezclaba con Cotidiano de Chico Buarque, como en el álbum en vivo de 1972.

Tras el clásico más celebrado de la noche, Veloso se fue y volvió con Vinco, otra de las grandes canciones de su último disco. Le siguieron los temas A luz de tieta y Outro, tras los cuales extendió su mano y se marchó junto a sus músicos sin emitir palabra.

El público se quedó esperando a que saliera, pero cuando se encendieron las luces la gente entendió que no lo haría. Había pasado casi una hora y media de concierto y hubo ganas de más canciones y de más abrazos, porque pese a la típica calidez de Veloso, el concierto pareció por momentos un poco frío.

Pero también se echaron de menos más palabras del cantante, que decidió usar su hermosa voz para cantar, pero no para conversar. “¡Cantame Capullito!”, se quejó alguien desde las plateas, pero Veloso ya había avisado que no lo encasillaran.
Familia
El hijo del cantante, Moreno Veloso, es el productor del disco junto al guitarrista Pedro Sá.


2013 - O LEÃO


Homenaje a Vinicius de Moraes, que el 19 de octubre de 2013, estaría cumpliendo 100 años.



Caetano grabando "O leão", en julio de 2013





2013 – CAETANO VELOSO / MORENO VELOSO
Álbum “A Arca de Noé” [Varios intérpretes]
Sony Music CD 888837381628, Track 2.


O LEÃO
Letra: Vinicius de Moraes
Música: Raimundo Fagner


© 1970 Tonga Editora Musical LTDA / © 1981 Directo
Inspirado en William Blake



Leão! Leão! Leão!
Rugindo como o trovão
Deu um pulo, e era uma vez
Um cabritinho montês.

Leão! Leão! Leão!
És o rei da criação
Tua goela é uma fornalha
Teu salto, uma labareda
Tua garra, uma navalha
Cortando a presa na queda.

Leão longe, leão perto
Nas areias do deserto.
Leão alto, sobranceiro
Junto do despenhadeiro.
Leão na caça diurna
Saindo a correr da furna.
Leão! Leão! Leão!
Foi Deus que te fez ou não?

O salto do tigre é rápido
Como o raio; mas não há
Tigre no mundo que escape
Do salto que o Leão dá.
Não conheço quem defronte
O feroz rinoceronte.
Pois bem, se ele vê o Leão
Foge como um furacão.

Leão se esgueirando, à espera
Da passagem de outra fera...
Vem o tigre; como um dardo
Cai-lhe em cima o leopardo
E enquanto brigam, tranqüilo
O Leão fica olhando aquilo.
Quando se cansam, o Leão
Mata um com cada mão.

Leão! Leão! Leão!
És o rei da criação!













20-10-2003

Saravá, criançada!

Montagem de "A Arca de Noé" revela um Vinícius de Moraes cada vez mais jovem no ano em que o poetinha completaria 90 anos

MARTHA MENDONÇA

No domingo 19 de outubro, o poeta e compositor Vinícius de Moraes completaria 90 anos. Um dos expoentes da bossa nova, ele era bem mais velho que seus principais parceiros, tinha quase 20 anos a mais que Tom Jobim e 30 a mais que Chico Buarque, Toquinho ou Carlos Lyra. O fato é que não parecia, tal sua personalidade expansiva e a atualidade da obra que deixou. O trabalho de "Vininha", como era chamado pelos mais íntimos, se renova e atravessa gerações. Exemplo perfeito é A Arca de Noé — Vinícius de Moraes para Crianças, que pode ser considerada a maior obra-prima musical infantil já feita no país por um autor brasileiro. No Rio de Janeiro, desde o dia 12, a primeira grande montagem do espetáculo — que teve versões em disco, em dois volumes — está em cartaz no Teatro Villa-Lobos, em Copacabana. Os ingressos já estão esgotados por três fins de semana.
A Arca nasceu de um livro de poemas de Vinícius, publicado em 1970. Foi musicado pelo parceiro Toquinho, lançado em LP e transformado em especial de TV em 1980, ano da morte do poeta. Dirigido por Augusto Cesar Vanucci, deu à Globo o prêmio Emmy, um dos mais importantes da televisão mundial. Agora, no teatro, dirigido por Augusto Thomas, filho de Vanucci, é uma superprodução com 11 atores mirins e quatro adultos, que mistura linguagem de teatro, cinema e circo, com projeções e bonecos representando os animais. "Clássicos como ‘O Pato’ (O pato pateta/pintou o caneco/surrou a galinha/bateu no marreco) e ‘A Casa’ (Era uma casa muito engraçada/não tinha teto/não tinha nada) são cantados por pais e filhos com os olhos brilhando", diz Ana Luísa Lima, da Sarau Agência de Cultura Brasileira, que produz o espetáculo.
Vinícius não fez musicais apenas para crianças. Em 1955, com Tom Jobim, compôs o premiado Orfeu da Conceição. Em 1962, com Carlos Lyra, fez Pobre Menina Rica. Com Edu Lobo, em 1976, estreou Deus Lhe Pague. Se tivesse trabalhado na Broadway, poderia ter atingido a dimensão de Ira Gershwin, letrista parceiro do irmão George em grandes musicais, ou Tim Rice, que trabalhou com o compositor Andrew Lloyd Weber. Em poesia, prosa ou letras de canções, Vinícius utilizou a palavra como poucos artistas. Seus temas variavam do sentido da vida ao amor carnal. Sobre essa diversidade de pensamento, Jobim dizia que o parceiro era plural até no nome: "Não era Vinício de Moral, mas Vinícius de Moraes", brincava.
Depoimentos como este fazem parte de mais um marco comemorativo dos 90 anos que Vinícius não chegou a fazer. Um CD duplo, da Som Livre, produzido por Gilda Mattoso, a derradeira das oito mulheres com quem viveu, traz clássicos como "Tarde em Itapoã" e "Samba da Bênção", e mesclam-se as palavras de amigos como Chico Buarque, Tom Jobim e Carlos Drummond de Andrade sobre o poeta. Há ainda canções de Vinícius interpretadas por outros, como "O Que Tinha de Ser", com Maria Bethânia, e "Água de Beber", com Maysa. Para manter o clima informal que sempre caracterizou Vinícius, as faixas em geral são precedidas de breves diálogos entre ele e seus parceiros.


"Ele era plural até no nome: Vinícius de Moraes"
Antônio Carlos Jobim





Teatro Villa-Lobos (RJ), 19/10/2003



Zeca, de onze anos, não estava muito empolgado com a peça. 'O Zeca está naquela fase pré-adolescente, por isso não está curtindo tanto. Mas o pequenininho está adorando', disse o pai-coruja, depois de ouvir os comentários nada animadores do filho.













Tomás (primeiro direita), amiguinho de Tom, faz careta e diverte Paula Lavigne, sua irmã Kiki e a filha Malu, Tom, Caetano e Zeca